viernes, 4 de enero de 2008

Charlot (por Gonzalo de Lucas)






21 comentarios:

Andrés Duque dijo...

Gonzalo me envió esta secuencia de fotos antes de año nuevo, pero como estuve fuera, Chaplin se nos murió de frío.
If Chaplin is dead... long live After Chaplin.

La Archivera de Sevilla dijo...

hablando de muertos...

¿dónde está Gonzalo?

Albert Alcoz dijo...

qué alegría ver algo nuevo en el blog! estaba harto de manos freakies y flores inútiles.

Anónimo dijo...

¡¡Gran secuencia, Gonzalo, gran secuencia!!
Yo cierro fuera de cuadro con la lectura de invierno de País de nieve de Kawabata.

Víctor Iriarte

WORKROOMFILMS dijo...

a mí me da que el que se muere ahí es el señor Robert Walser. Más que morir , lo cual es tremendamente vulgar, permite que el frio acabe con su miniaturizada vida.

¿No es una de las fotos el poster de Branca de neve (monteiro)?

Muy interesante este blog de móviles y demás reflexiones.

Andrés Duque dijo...

¿Por qué es despectivo lo vulgar? Se podría decir que la última viñeta de la secuencia es amarillista, de crónica policial y sin embargo Gonzalo consigue sensibilizar nuestra manera de apreciarla. Más allá de lo culto o de la cultura, hay un bosque verde y espeso que también es vida.

¡Enhorabuena Gonzalo!

WORKROOMFILMS dijo...

Quería decir que morir es algo vulgar. Y que un ser tan poético como Walser consigue metabolizar ese acto tan vulgar (que no despectivo) y tan universal en algo precioso.
Viendo como muere Walser a uno le dan ganas de morirse.

Y si este Gonzalo es el del libro de la vida secreta de las Sombras aprovecho para felicitarle. Gran libro. Tengo un bloc, que no blog, repleto de citas de ese libro:

Una a semi-voleo, que creo que está sacado de un artículo de Gance:

"¿Qué le falta al cine para ser más rico? El sufrimiento. Todavía no es joven y no ha llorado. Pocos hombres han muerto en él, para él, por él. El genio trabaja en una sombra de dolor hasta que esa sombra se convierte en luz. El cine no posee una sombra de ese tipo y por tal motivo no tiene grandes artistas

Andrés Duque dijo...

Gracias por tus aportaciones Workroomfilms y me encanta que seas un verdadero apasionado del cine, pero me gustaría saber qué es lo que te atrae de la cita de Gance, que a mi parecer se corresponde más a una visión decimonónica del ser artista.

¿Qué el cine es un arte menor? (Eso es cuestionable) ¿Qué el cine es un arte impuro? (¡Qué maravilla!) ¿Qué el cine no ha dado grandes artistas? (Eso sólo lo dirá el tiempo).

Yo no quiero llorar ni darme latigazos por hacer cine (entendiéndolo como oficio porque yo sólo hago vídeos). Como dicen los evangélicos: ¡Pare de sufrir! ;-)

Si la intención de Gance es la de asociar el "sufrimiento" al humilde deseo de entender al ser humano, ahí le doy la razón, porque es doloroso desprenderse de prejuicios, de conocimiento, incluso hasta del propio ego.

Te pido a que sigas aportando tus reflexiones con nosotros que son más que enriquecedoras para este proyecto.

Un saludo

Andrés Duque dijo...

Por cierto, asumí que eras chico, no sé porqué. Si eres chica me disculpo. En todo caso poco importa el género, sino tus opiniones. Gracias, otra vez!

WORKROOMFILMS dijo...

Las palabras de Abel Gance serán más o menos de 1915 o por ahí.
No es descabellado decir que no había grandes artistas del cinematografo en esa época. Aunque desde luego los había.
Él, por nombrar a uno.

En todo caso, como decía un personaje en "La soga" elijo las palabras más por su sonoridad que por su significado.

Aunque ahondando.
Sí. Me interesa el sufrimiento en el arte. Un sufrimiento en las antipodas del cristianismo y sus valles de lágrimas.

El arte tiene un indudable grado de sadomasoquismo. Lo que no quita que sea un camino hacia la felicidad. para algunos el único camino posible. Pero un camino bien jodido.

Como actividad inevitable que es, los riesgos de emprenderla no pueden ser negociados.

Creo que tu querido Zulueta y su Arrebato es un buen ejemplo de esa relación dañina del arte con el artista. Una apología filmica a la autodestrucción.

El arte perjudica seriamente la salud.

De cómo lo que te gusta puede devorarte. Casi diría QUE DEBE DEVORarte.

Si, coincido plenamente en que el arte debe ser impuro. Lo es. Las ortodoxias a lo bresson no dejan de ser más que un fetiche cinético. No hay que tomarlas demasiado en serio. Retomando la Soga. Son más bonitas como lectura que como reflexión.
Y si es o no menor es una clasificación innecesaria.
Es.
Con eso basta. (creo)

En fin. Me autocensuro. Son temas demasiado profundos, esto del dolor artístico, de la pureza cinematográfica y su lugar en el podio artístico.... Me quedaría la tarde entera aporreando teclas y vomitando sinsentidos.
Demasiado divertido.

Y yo que tenía pensado pasarme la tarde sufriendo...

Saludos/gracias a ti

P.D: Has acertado soy chico, y a mi edad no creo que pueda crecer más.

Andrés Duque dijo...

Sí, es un tema bastante extenso y profundo del cual el arte se ha nutrido y continuará nutriéndose porque sin duda, forma parte del proceso de creación y el sufrimiento es un mal necesario. Te confieso que a veces me doy mis latigazos masoquistas y al fondo veo a los Devo cantando: "Whip it!". Ya me contarás un día que es lo de workroomfilm que parece ser una oficina activa y pensante.

La Archivera de Sevilla dijo...

Hummmmmmmmm
este post ardeeeeeeeeeee y yo sin enterarme hasta ahora con mis paparruchadas

Gracias por ambientar el blog.

Pablo Useros felicidades por
www.workroomfilms.com/myroom/index.html

Y hablando del sufrimiento en la creación,
ayer Albert y yo lo meditábamos en su pedazo de blog

http://visionary-film.blogspot.com/2008/01/val-del-omar-alquimista.html

La Archivera de Sevilla said...
Gracias Albert,
vaya con la cita del granadino:
“Y, amigos míos, cuando se encanta, cuando se conquista, cuando se coacciona la libertad humana, sólo está justificado si existe un gran motivo poético y amoroso".

José Val del Omar

Y lo leo y como estoy loca y obsesionada con el cine clásico que es el que da sentido a mi vida por la grandeza y pureza de sus personajes por mucho que me empeñe en buscar y experimentar, y me viene a la cabeza…

El artista por encima del bien y del mal…
Su vida es su obra y soledad…

Acabo de ver El manantial de King Vidor,
aunque mi preferida sobre el tema con la que lloro y siento lo sublime hasta rabiar es Cautivos del mal de Vincente Minnelli.
Recomendada para todo ser egocéntrico, atormentado, idealista y amante del cine.

1:40 AM
Albert Alcoz said...
Sabía que te arrebataría María, tanto como a mí la del artista, su obra y su soledad.
Habrá que ver Cautivos del Mal y dejarse llevar por sus imágenes...

2:22 PM
La Archivera de Sevilla said...
Y por Sunset Boulevard y sus ángeles caídos persiguiendo la eternidad.

Andrés Duque dijo...

Gracias por el dato archivera sabueso: Workroomfilms es todo un pozo de sabiduría y yo que estaba entretenido en un blog de música pop japonesa.
Enhorabuena Pablo, prometo leer tu web con detenimiento y comentar allí también... y Albert, tu blog también está jugoso. Uff, cuánto tengo que leer... Salud!

WORKROOMFILMS dijo...

"El manantial" menuda pelicula. Destripé el video beta de tantas reposiciones.

Andrés, ya que la archivera me ha dejado al descubierto pasate por aquí cuando acabes tu sesión de latigazos:
http://www.workroomfilms.com/myroom/archivos%20octubre.html

y baja hasta la entrada perteneciente al 11 de octubre, y más concretamente a los últimos párrafos.

el ojo que lee dijo...

"Los hombres han inventado la naftalina de la belleza. Se llama Arte"
Le joli mai, Chris Marker, 1962

La Archivera de Sevilla dijo...

el arte es imposible

Andrés Duque dijo...

...y pedante. Igual que la filosofía, está a medio camino entre lo sublime y lo ridículo. Por eso causa siempre emociones enfrentadas.

el ojo que leer dijo...

para a mí la cita tenía cierta ironía... de cosas que huelen a naftalina, en fin cada ojo es cada ojo y hace sus lecturas

Andrés Duque dijo...

Hemos pillado la ironía por eso te damos la razón con tu cita de Marker

el ojo que lee dijo...

ja ja ja yo no pillo la vuestra

Andrés Duque dijo...

Bueno, dicho así someramente que hay arte que gusta a algunos y que a otros huele mal. Para algunos es sublime y para otros ridículo. Que igual no es irónico, pero tampoco contradice tu cita de Marker. Cuestión de gustos y de naftalinas.